Andomujereando

Slowdown, o lo que es lo mismo ¡¡bájale a tu tren!!

Y, a todo esto ¿soy feliz, corriendo todo el pinche día? La verdad, no. Los tiempos que nos han tocado vivir son los que nos ponen en un acelere imparable: la sociedad, las redes sociales, el feminismo, bueno un sinfín de “excusas” nos implican “no parar”, porque creemos que si paramos, si nos detenemos, entonces somos “flojas” o “no damos el ancho”… excusas como “no vino la señora del aseo, tengo que limpiar” y el mundo ya se nos complicó.

Créeme, la mugre no se va a ir a ningún lado… así que: respira.
Breath honey, breath!

Auxilioooooooo

Ser mujer, mamá y profesionista ¡no es fácil! ¡Necesito mi escape mugrosa máquina del demonio!

Muéganos somos y en el camino andamos

No importa qué tipo de familia tengas, ni cómo la hayas empezado, si estás recién casada o te divorciaste o enviudaste. Si tienes uno o dos o tres hijos, chiquitos o adolescentes o ya eres abuela. O no tienes hijos. ¡Lo que necesitas es Ser Mujer Libre! Ser esa mujer que realmente eres, la feliz, la emocionada por la vida. Porque si estamos bien nosotras, todas las cosas caminan bien. Porque si estoy bien yo, mis hijos también.

Esponjada Yo!

La maternidad es una combinación de emociones que van cambiando constantemente. Cada día viene cargado de múltiples situaciones que nos pueden llevar en microsegundos de la calma y la apreciación, a la histeria absoluta y a sentir un impulso increíblemente desconocido por nosotras antes de tenerlos ¡de querer estrangularlos con nuestras propias manos! Es un sube y baja, una montaña rusa en la cual a veces no sabes si gritar, levantar los brazos o mejor hacerte la muerta.

BadMoms

En la película me ví retratada, I’m a #BadMom y respiré agradecida por no ser la única loca desquiciada, casi alcohólica (¡por horario, pues!), que adora infinita e incondicionalmente a sus hijos.

AndoFutboleando

Recuerdo mis años mozos donde el fútbol era ese deporte que escuchabas que tu papá veía por la tele de cadena nacional (porque no había otra cosa que ver en domingo), que la neta ni fú ni fá, sólo en época de mundiales, ¡obvio! y porque ¡¡veías unos cueros que qué cosa Dios mío!! ¡Nálgame Dios! Es que parece que los escogen así: ¡como de requisito caray!

Outfit of the day: SúperMe!

Lo que sí es cierto es que tenemos lo mismito en esa cosa llamada cerebro que está metido en nuestras cabezas, pero no todos lo usamos correctamente, algunos que conozco sólo usan la otra cabecita de allá abajo, y no muy bien que digamos!

Mujer, mamá, ¿blogger?

Sí soy mujer, ¡y me fascina serlo! También soy mamá, de dos monstruos, digo hijos, que muchísimas veces me sacan canas verdes, y azules, y rojas…. ¡pero que realmente adoro, auque usted no lo crea! pero ¿Blogger? No estoy tan segura.

Ser mujer, mamá y profesionista… Uff